Webs Personales Globered
Consigue tu propia página web

Artículos y foro sobre la Fórmula 1 y los Grandes Premios

0 0 0

Las primeras carreras

Las primeras competiciones automovilísticas

Por: Webmaster | Publicado: 02/12/2005 12:00 | |




Oficialmente el Campeonato Mundial de Fórmula 1 se inició en 1950, siendo Giussepe Farina el primer piloto en alcanzar el título.Pese a todo, en los años anteriores ya se habían celebrado numerosas carreras internacionales. De hecho, las carreras automovilísticas dieron comienzo casi con la aparición del automóvil.

 

Los primeros pasos

El primer vehículo propulsado por un motor alimentado por un derivado del petróleo fue construido allá para 1885 por Karl Benz. Karl Friedrich Benz nació en Baden Muehlburg, Alemania, en 1844 y en su carrera como ingeniero podemos destacar la inviención del motor de dos tiempos, que patentó en 1879. Pocos años después inició el diseño de su "carruaje motorizado", lo que sería el embrión de los futuros automóviles. El diseño se basaba en un chasis de tres ruedas impulsado por un motor de cuatro tiempos de 958 cc y 0,75 caballos. A pesar de lo rudimentario del diseño, visto desde nuestros días, su automóvil ya contaba con arranque eléctrico, refrigeración por agua, y un sistema de marchas. Este coche circuló por primera vez en Mannheim, en 1885. El año siguiente dio comienzo su venta al público.

En breve se despertó el interés por la competición entre los diferentes modelos que poco a poco fueron surgiendo. Los primeros circuitos resultaban un tanto azarosos y no resultaba infrecuente que participaran también vehículos a vapor. Se considera que la primera carrera propiamente dicha tuvo lugar en 1887 y el recorrido transcurrió desde París hasta Versalles. Se presentó un único corredor, G. Bouton, conduciendo un coche a vapor con el que recorrió esa distancia con una velocidad promedio de 22km/h. No tardaron en extenderse este tipo de competiciones, sobre todo por los Estados Unidos. En 1894 se celebró una multitudinaria carrera por carretera que tuvo lugar entre París y Rouen. En ella participaron más de cien vehículos, alguno todavía a vapor. Esta carrera despertó interés en medio mundo y, de hecho, un periódico norteamericano, el New York Herald, envió a un reportero especial para su cobertura. Se trataba del propietario del periódico, aficionado a este nuevo deporte.

El año siguiente, 1895, se repitió el evento, pero esta vez más ambicioso y mejor organizado. El recorrido elegido fue una ruta de ida y vuelta Paris-Bordeaux-Paris, unos 1178 km. El ganador, francés, invirtió casi 49 horas para recorrer esa distancia.

Vemos como durante estos primeros años Francia se alzaba como líder casi indiscutible en el nuevo deporte del automovilismo, por lo menos en Europa. También resulta curioso comprobar como ya en épocas tan tempranas como éstas, los fabricantes de automóviles construían modelos pensados exclusivamente para competir; podemos encontrar quejas en la prensa de 1897 en las que se comentaba que ningún coche "comercial" tendría oportunidad alguna en las carreras frente a vehículos construidos para correr, que ya podían alcanzar cilindradas rondando los dos litros, y potencias cercanas a 8 caballos. Poco a poco las carreras fueron haciéndose cada vez más formales, y para 1899 se anunció la Primera Vuelta a Francia con unos 2500 km, al tiempo que se estableciá el código de señales mediante banderas. Los coches de competición se parecían cada vez menos a los coches de calle mientras los avances se sucedían a un ritmo vertiginoso, pocos coches podían considerarse punteros más allá de unos pocos meses: en 1899 se alcanzaban potencias de hasta 20 caballos, la distancia entre ejes se alargaba buscando una mayor estabilidad, y por el mismo motivo se trataba de bajar lo más posible el centro de gravedad. Se estaba formando la figura del coche de competición.

No debemos esperar demasiado hasta encontrarnos el primer Campeonato Internacional de Automovilismo más o menos oficial, celebrado en 1900 en Lyon, Francia. Participaron nada menos que cinco pilotos de otros tantos países. La victoria recayó en un vehículo francés, un Panhard, que fue capaz de mantener una velocidad media de 62 kilómetros/hora. No está nada mal teniendo en cuenta que hacía apenas 5 años que el primer automóvil había hecho su aparición.

Comenta